Segunda carrera… 9 meses después.

Estadísticas del día 2 de ejercicio (trotar)

Peso101.65Kg
Distancia5.78Km
Tiempo1:02:49hr
Calorías616Kcal
Este ejercicio

Km en el año: 8.82Km
Diferencia peso: -7.85Kg
Acumulados

Después de 9 meses hubiera hecho solamente 3Km a una velocidad mayor. Sin embargo hoy una amiga corredora me estuvo apoyando y logré hacer hacer casi 6km. Parte en caminata y otra parte trotando.

Soy un lobo solitario porque me gusta hacer ejercicio solo. Cuando iba al gimansio era de los que no platica con nadie y sólo saluda por cortesía.Hoy me doy cuenta que solo no hubiera podido. Qué importante es tener un apoyo, un coach. Esto aplica también para la vida.

Objetivos para antes de que termine 2022:

  1. Bajar el peso a 90Kg. Esto es 11.65Kg al día de hoy.
  2. Caminar / Correr 200Km
  3. Subir de nivel en Alemán de Duolingo.
  4. Escribir al menos 8 entradas en este blog personal.
  5. Lograr ingresos en al menos 3 proyectos que den ingreso pasivo.

Hay un App que ya no existe en la AppStore de Apple que se llama Balanced donde uno define qué es lo que quiere lograr, cuántas veces en cierto tiempo y va uno dando seguimiento a actividades como leer, aprender un idioma, hacer ejercicio, etc.

Aquí registraré el cumplimiento de las actividades.

Suena como que estoy empezando muy tarde en el año o, por otro lado, muy temprano antes de que empiece el siguiente año, pero igual voy a empezar.

Si llegaste hasta aquí, agradezco el tiempo que te tomaste en leerlo.

Primer carrera, primera entrada…

Después de 1 año y 6 meses vuelvo a escribir aquí. Entre la pandemia, la búsqueda de la chuleta, el cansancio que deriva de las actividades de ser padre, pareja y el humano de una perrita, no había cumplido ninguno de los objetivos que me había puesto desde principios de 2020. Dedicaba mi tiempo libre a leer en mi teléfono, de repente ver algo en streaming, o muy de vez en cuando, a jugar alguno de los 120 juegos que tengo en mi PC, pero sobre todo, a descansar.

Estadísticas del día 1 de ejercicio (trotar (caminar rápido))

Peso109.5Kg
Distancia3.04Km
Distancia en el año3.04Km
Tiempo

Km recorridos: Km en el año:
3.043.04

Iré registrando cómo voy evolucionando ya que el llevar una bitácora sirve para medir el avance que hago o si me atraso. Hago esto, primeramente, para mi y si en el camino puedo ingluir positivamente en alguien, bienvenido.

Abur

Qué sientes cuando te da COVID-19

COVID-19
Foto de CDC en Unsplash

Siempre qué preguntaba a alguien que había contraído el virus cómo había sido su experiencia, me contestaban casi siempre con la misma frase: «No tan mal. Fue como tener una gripa fuerte y ya.» Sin embargo, ahora que estuve enfermo con el famoso corona virus, para mi no fue como una «gripa grande». Para mi fue una verdadera fregadera.

Día 1

Todavía no sabía que me había contagiado. Sólo sabía que no me sentía, digamos, igual. Tenía algo, estaba ansioso, sentía el cuerpo extraño pero nada que me llamara la atención. No sabría decir exactamente cómo me sentía, sólo sabía que no me sentía como siempre. Evidentemente lo ignoré porque podría ser cualquier cosa: cansancio, falta de sueño, ansiedad, etc.

Día 2

El día transcurrió normal, comí a eso de las 14hrs, me bañé y visité a un cliente. Como casi siempre que me baño, me quedo con el pelo húmedo y me acaloro. Siento como si tuviera calor y sudo por un rato. Se quita cuando voy en el coche, abro las ventanillas delanteras y dejo que el aire que entra me refresque y me seque. Esta vez, fue así. Sin embargo, no paraba de sudar.

Llegué con mi cliente y bajé una caja de un gabinete de PC y un montor plano. No pesaban mucho pero al llegar al piso superior donde los iba a instalar, estaba hecho una sopa. Me escurría sudor por la frente y el cuello, sólo por la cabeza. Normalmente, cuando tengo exceso de calor, sudo por la cabeza, axilas, entrepierna, etc. Esta vez sólo por la cabeza.

Se me hizo muy raro, pero lo relacioné al esfuerzo (mínimo) físico de haber subido las cajas 1 piso y que andaba apresurado instalando y asegurándome que todo funcionara perfectamente.

Salí de ahí y ya en casa empecé a sentir en el pecho palpitaciones. No hice mucho caso dado que de repente, cuando estoy estresado, me dan taquicardias – mismas que me debo tratar pero no lo he hecho 😦 – y tampoco les hice mucho caso. El sudor seguía y me salí al jardín, con toalla en mano, para sacar a Maya y refrescarme.

Día 3

Desperté y me sentía como si no hubiera dormido nada. Me la pasé bostezando todo el día. No hubo sudor este día, pero si hubo molestias en la cabeza. Por momentos me dolía la cabeza pero no podía localizar precisamente dónde me dolía. Parecía en la base del cráneo, a veces por dentro, a veces se salía el dolor al cuello. Muy raro y como nada que me hubiera pasado anteriormente. Las palpitaciones seguían apareciendo de vez en cuando, pero tristemente, ya me estaba habituando a sentirlas.

Como habitante de la Ciudad de México casi siempre tengo, lo que llamo «la flema eterna» la escupo cuando me lavo los dientes o cuando el día está muy contaminado y he estado mucho tiempo en la calle, cada que puedo ir al baño. Hoy la flema estuvo peor que nunca y además con tos seca. Sentia una carraspera como si tuviera polvo en la garganta.

Por la tarde me acosté y me dormí desde las 4 de la tarde hasta las 8 de la noche y todavía me sentía cansado. Por sí o por no, me aislé y dormí solo. Por la noche tuve escalofríos y dolor de cabeza con la diferencia que ahora sí distinguía dónde estaba el dolor, lo cual me asustó un poco: me dolía el lado izquierdo del cerebro, literal. Nunca había sentido un dolor así. Me pegaba con el puño levemente en la cabeza como para sacudir el cerebro y cedía un poco el dolor, pero no se quitaba. Me acostaba de lado izquierdo y se quitaba, pero boca arriba y de lado derecho no podía porque regresaba el dolor… el sudor se volvió a hacer presente al grado que tuve que levantarme por 2 toallas. Una para secarme el sudor y la otra para ponerla sobre la almohada que ya la estaba empapando. Aproveché para ir a la cocina por una botella de litro con agua para hidratarme.

Esa noche estuve un tanto asustado. Nunca me había dolido así la cabeza, los escalofríos, taquicardias y la sudoración fueron demasiados.

Día 4

Me hice la prueba de COVID y salió positiva inmediatamente. El instructivo decía que uno debía esperar 10 minutos aproximadamente para ver los resultados, pero en mi caso aparecieron inmediatamente. En ese momento el semi aislamiento se volvió aislamiento total. Me quedé en una habitación con mi macbook, iPhone y kindle para hacerme compañia.

Me sentía muy débil, me dolían las articulaciones y heridas viejas se hicieron presentes: un brazo fracturado por un balazo, tobillos torcidos en ambos pies cuando corría, los hombros, etc. Me sentía no con una gripe grande, sino con la gripe más intensa que haya sentido nunca. Las flemas arreciaron, la tos siempre seca pero sólo de vez en cuando. En el momento que la flema ya era mucha pero al toser seguía sintiendo la garganta seca.

Una amiga me recomendó y me tomé diariamente 2g de vitamina C, 20ml de vitamina A, 765mg de Zinc, paracetamol y de 2 a 3 litros de agua.

Día 5 a 10

Los síntomas que se quedaron fueron el cansancio y el dolor de articulaciones. Iban y venían los dolores de cabeza, los escalofríos, las palpitaciones, flema y tos. A veces intensos, a veces todos juntos. Tuve fiebre un par de veces y que sólo duró apenas unos minutos.

Nunca perdí el olfato o la percepció de sabores. Respecto a este último, la comida no me sabía igual. De hecho, me sabía terriblemente intensa. Lo salado se multiplicaba, lo agrio también. Nada era del sabor que recordaba, todo me sabía distinto y horriblemente intenso.

Los olores ahí seguían, tal vez un poco más tenues, eso sí, pero no dejé de percibir olores.

Día 11

Ya me sentía mejor pero como al 80% Me faltaba energía y no me sentía con ánimos. Me hice la prueba 2 veces y salió negativa. Por fin iba a empezar la mejora. Las palpitaciones las siento, como antes, cuando me estreso pero no de manera aleatoria como cuando estuve enfermo. Lo del sudor intenso ya no me volvió a pasar. A pesar de que el dolor de articulaciones y heridas viejas desapareció, sentía mi cuerpo afectado, como si me hubiera desvelado y estuviera crudo.

Aftermath

Hoy, casi 2 meses después todavía no me sabe igual la comida, no es intensa como en los últimos 5 días que estuve enfermo. Esta vez los sabores los percibo en menor grado. El limón que me encanta, apenas lo percibo y la sal igual. Pienso que apenas la semana pasada que estuve de vacaciones me sentí al 100% Esto fue para mi la «gripa grande» que más bien denominaría como la peor gripa que jamás haya tenido.

Lo que me pegó mucho también fue el estar aislado y que mi hija me dijera que me quería abrazar y que no podía. El pasar de la habitación al baño y sólo estar comunicado a través de mensajes en el teléfono o cuando nos cruzábamos con cubre bocas, fue un golpe emocional muy fuerte. Debe ser muy difícil para las personas que están encerradas contra su voluntad.

Resumen de síntomas en orden de aparición:

  • Sudoración excesiva por minutos, menos de 1hora.
  • Cansancio desde leve hasta extremo de no querer ni poder levantarse de la cama sin hacer un esfuerzo considerable.
  • Dolor de cabeza, en mi caso, el lado izquierdo y base del cráneo.
  • Acumulación de flemas
  • Tos seca que no sacaba las flemas, estas las tenía que sacar carraspeando y escupiendo.
  • Dolor de cuerpo y articulaciones.
  • Dolor de heridas anteriores que ya no dolían y que, incluso, ya había olvidado.

Esperando esto sirva para alguien que acaba de contagiarse y busque en internet: qué sientes cuando te da COVID-19.

Historias de gimnasio S03-1

El tercer intento de seguir yendo al gimnasio de manera constante. Como dicen por ahí «la tercera es la vencida» Y ésta es la tercera temporada de «Historias de Gimnasio» así que ésta debe ser «la buena». Desde diciembre estoy yendo a la «Ciudad del Deporte» y cada visita me encuentro con entidades fuera de lo común, es por eso de estas entradas en el blog.

Empecé teniendo 106 Kg. ¿106Kg? Nada más de escribirlo me da escalofrío. Al día de hoy estoy ya por debajo de los 100, en 98Kg. Pero no deja de ser un peso considerable para mis 174cm de altura. Tengo la espalda ancha por el ejercicio que hice durante algunos años y no me agrada el look de demonio de Tazmania que tengo con el sobrepeso. Pero eso se acaba este año… Sí, ya sé que estoy como todos los que dicen que no dejarán de hacer ejercicio y bla bla bla. Pero tengo también el derecho de desearlo y esta vez espero lograrlo.

¿Qué tiene diferente esta ocasión a las anteriores? Gracias al ejercicio que he estado haciendo, vuelvo a notar evolución en mi persona y el tenerlo por escrito me ayuda a recordarlo:

  1. Descanso más y mejor por las noches. Duermo entre 7 y 8 horas diario y despierto realmente descansado.
  2. Tengo más energía. Por lo mismo que despierto temprano y descansado, llevo a cabo más actividades y además no siento el cansancio que tenía antes.
  3. Tengo mayor control sobre mi cuerpo. Me siento ágil, puedo levantarme de la cama sin tomar vuelo con las manos. Soy más elástico y tengo más fuerza.
  4. Cuido lo que bebo y como. No es que antes no lo hiciera, pero ahora soy consciente que si como grasoso o con mucha azúcar, el ejercicio que estoy haciendo sirve menos. Ahora busco comer para nutrirme – en la medida de lo posible – Con sus indulgencias de vez en cuando, claro está.
  5. Me siento más motivado y el tener un objetivo en mente hace que las acciones que se realizan en el día a día tengan más sentido.
  6. Bienestar en general.

No es sólo el ejercicio, es todo el proceso alrededor de éste. Desde la compra de ropa y calzado deportivos; el monitor cardiaco y el reloj para registrarlo junto con las rutinas, las vitaminas, el establecer los ejercicios, circuitos, metas, etc… es un proceso que se disfruta. Claro está que, habrá quien no esté de acuerdo. «No se disfruta.», «Cuesta mucho trabajo.»
OK. Para todos es distinto. A mí me pasó cuando tenía 12 años, antes de tomarle el gusto al ejercicio. Aborrecía todo lo que fuera actividad física. Mi padre me inscribió en clases de karate y acudía con desgana y a regañadientes. Sin embargo, en menos de 1 mes ya era fan de hacer ejercicio: lagartijas, abdominales, katas, sentadillas, en fin, todo lo que me permitiera poder ser mejor en karate. En esos días también vi resultados y esos resultados son los que motivan.

Es cuestión de empezar y al sentir los beneficios, uno definitivamente se quiere seguir sintiendo bien y lo sigue haciendo. Pero el ser humano tiene una naturaleza autodestructiva y se autosabotea. Sabemos perfectamente qué nos hace bien, qué es sano y qué no, pero optamos por el satisfactor inmediato en lugar de escoger el satisfactor a largo plazo, el que permanece y el que realmente vale.

Ésta es la tercera para mí en unos añitos… ésta es la buena.

Ansiedad por Apple: iPhone y iPad

Es innegable que es una chulada de computadora: iPad. No estoy muy seguro aún si el nombre me hace «clic» pero es en verdad linda. Por el momento no me urge tener una – aunque sería muy feliz si Apple me concede alguna para poder probarla y compartir mi experiencia aquí –

¿Porqué no me urge? Bueno, igual que con el iPhone quise esperar a que se «asentara» la primera versión. Por más que los ingenieros en Apple le hayan puesto todo su esmero, el usuario encuentra siempre alguna necesidad que se les escapa a los que están en el proceso creativo. Lo mismo me pasaba cuando desarrollaba software; hacía un set de pruebas y QAs y al final, los usuarios me sacaban una lista de cosas a corregir y que mi equipo y yo habíamos pasado por alto.

Mi actual iPhone es la 3era generación que salió y en poco más de 1 año, agregó funcionalidades deseadas por los usuarios de las 1eras generaciones. Así que será lo mismo con la iPad.

Soy muy feliz con mi iPhone y sigo afirmando que es una de las mejores compras que he hecho en mi vida. Sí, a ese nivel lo pongo. ¿Porqué? Bueno, enumeraré el uso que le doy, tal vez no en un sólo día, pero dramatizaré un poco para ejemplificarlo:

1. Despierto puntual y progresivamente al sonido de Robot con el que fue programada la alarma del iPhone.

2. Desactivo el Airplane Mode para que no caigan llamadas indeseadas o me duerma con emisiones de radiación por mi gadget.

3. Antes de salir de la cama, echo un vistazo a dos apps de clima para saber qué me depara el día respecto a temperatura y humedad.

4. Como todavía tengo tiempo, me incorporo y me dedico a leer algunos de los 8 e-diaros que tengo. Rápidamente dedico no más de 3 minutos a las apps de Zynga (Mafia Wars, Vampire Wars) y echo un vistazo al TwitBird para saber qué escribieron mis followeados durante la noche.

5. Reviso las citas del día en el iCal y escribo en una app para tareas un par de recordatorios para cuando esté por la zona Norte de la ciudad.

6. Desayuno deliciosamente y registro los alimentos para que la app de fitness calcule automáticamente las calorías y me indique el conteo para el día de hoy.

7. Subo a mi auto y reviso en Google Maps la dirección donde tengo la primera cita. Me doy una idea rápidamente y en la app del GPS marco con un pin el destino.

8. Antes de poner en marcha el motor, selecciono una playlist denominada #MetalTuesday que fue la seleccionada de ayer pero que seguiré escuchando.

9. Mientras escucho la canción «Peace sells» de Megadeth, suavemente se baja el volumen y comienza a sonar el teléfono. Activo el manos libres Bluetooth y acepto la llamada. Cuando ésta termina, la música vuelve automáticamente a su volumen original.

10. Reviso mi localización en el GPS y observo que puedo tomar un atajo ya que tengo un embotellamiento frente a mi.

11. Llego a tiempo a mi destino y en las notas del iCal de la cita en la que estoy, apunto las actividades que llevé a cabo con el cliente  y que posteriormente copiaré y agregaré a su factura.

12. La alarma suena recordándome el programa de Howard Stern. Abro la app de Sirius y sintonizo el canal para escucharlo.

13. Paso frente a un monumento y me detengo a tomarle fotos. Achico las mejores con el Photoshop Mobile App y las comparto con mis lectores a través de la app Twittelator.

14. Abro la app Gowalla y doy de alta la locación, hago check in y encuentro que me he encontrado un iPod virtual. Si el número en el sorteo es seleccionado, ganaría un iPod real.

15. Una vez dentro del auto, pasa frente a mi un Audi R8, dado que el sonido del motor es una sinfonía para mis oídos, tomo video del auto, edito unos segundos del mismo y lo subo a mi blog a través de la app de WordPress.

16. Llego a mi siguiente cita, tomo notas igual que en la cita anterior y tomo unas fotografías de los números de serie de los equipos que me enviarán para identificar y eliminar los virus que tienen.

17. Suena mi alarma y aprovechando la WLAN de mi cliente, me conecto a ella y abro la app de Skype para llamar a un amigo que vive en Puerto Rico y felicitarlo por el nacimiento de su hija. Dado que el también tiene Skype y que a esta hora llega a comer a su casa, la llamada no tiene ningún costo para ambos.

18. Comparto el video del Audi R8 con mi cliente y él me muestra uno que el hizo y que cargó a YouTube. Abro la app en el iPhone y lo visualizamos en el teléfono.

19. Llegando a un centro comercial, me doy cuenta que su WLAN no funciona por lo que uso la red 3G para revisar mi correo electrónico. Recibo uno de un amigo en Alemania, selecciono un texto que no entiendo y lo traduzco de manera automática con una app de traducción.

20. Leo algunos diarios electrónicos y echo un vistazo al Timeline en Twitter mientras como. Aprovecho para ingresar el sushi que comí en la app de fitness para el conteo de calorías.

21. Escucho una canción que me gusta y que desconozco su nombre. Grabo unos segundos en la app Shazam y en otros segundos me llega el nombre de la canción identificada. La registro y envío un Tweet feliz de mi hallazgo.

22. Escucho unas personas que mencionan algo respecto a Machu Pichu, entro entonces a Google Earth desde el iPhone y curiseo un rato.

23. Suena una notificación Push de que es mi turno en un juego de Scrabble en línea denominado WordsWithFriends. Coloco las letras para formar una palabra y cedo el turno a mi contrincante que, por cierto, está jugando desde Escocia.

24. Entro en mi cuenta de eBay desde la app correspondiente y confirmo el envío de un par de pilas de laptop que pedí para unos clientes. Aprovecho para abrir la app bancaria y hacer el pago del radio.

25. Llego al Club y me encuentro con una amiga a la que fui a su casa con mi novia el fin de semana. Dado que también tiene iPhone, abrimos la app de transferencia de archivos por Bluetooth y le comienzo a pasar las fotos tomadas. Como son varias y las fotos son grandes (3Mpx) usamos ambos nos conectamos a la WLAN del club y utilizamos otra app que permite intercambiar archivos en una LAN.

26. Me dispongo a entrar al gimnasio y verifico la rutina del día en la app de fitness. Introduzco el iPhone en el case del Sport Band y programo en la app de iPod el playlist de workout.

27. Al terminar cada estación en la rituna de ejercicio, registro las calorías quemadas y el promedio del ritmo cardiaco registrados en el FT 80.

28. Reviso rápidamente mi cuenta en Facebook y comento algunas entradas en el «Muro»

29. Llegando a casa, ceno y registro la última comida del día.

30. Sincronizo el iPhone con la computadora y registro las citas para el siguiente día para que se queden en ambos dispositivos. La app de fitness calcula las calorías requeridas vs las consumidas, hace un calculo de la rutina de ejercicios y reporta que se cumplieron los objetivos del día. Publica de forma automática los resultados en mi perfil en línea.

31. Antes de dormir, reviso el TimeLine en Twitter y escribo unos posts de gente que tuvo a bien escribirme.

32. Ya en la cama abro una app con sonidos de la naturaleza para poder meditar antes de dormir.

Como es evidente, el gadget lo tengo conmigo tooodo el día y es un útil compañero. En este caso la iPad sería más bien para trabajar porque no es tan portátil como para estar llevando como el iPhone, sin embargo, estamos siendo testigos de un dispositivo más  que Apple nos facilita para aquellos que nos gusta estar siempre en línea.

Apple, no olvides que con gusto lo pruebo 😉

Gracias por leerme. Abur

Shortlink para esta entrada: http://tiny.cc/ipJDK